Geniales campañas de mierda

El ayuntamiento de Brunete, harto de que algunos de sus vecinos no recogieran la caca de sus perros, contrató una agencia creativa para tratar de concienciarlos de una forma un tanto diferente. El resultado ha sido una campaña con un impacto brutal