Geniales campañas de mierda

Brunete: Cacas Express

Los perros son unos animales muy majos que hacen una compañía fenomenal y dan mucho cariño. Sin embargo, como seres vivos que son, tienen el superpoder de evacuar aquellos materiales que, tras su ingesta, no pueden aprovechar. Esto, que es un proceso muy natural, no tendría mayor inconveniente si no fuera porque algunos dueños y dueñas, cuando sacan a pasear a sus cánidos amiguitos, se olvidan de recoger los regalos que estos dejan por las calles de nuestros municipios.

Un problemilla un poco mierder que el Ayuntamiento de Brunete (Madrid) decidió atajar tirando de ingenio, para lo que se hizo con los servicios de la agencia McCann. Con un presupuesto ajustado, los creativos  afrontaron el marrón ideando una acción sencilla y muy divertida: el cagarro a control remoto o, como muy finamente lo han bautizado ellos mismos, las cacas teledirigidas. Por explicar un poco la mandanga, se trata de coches teledirigidos disfrazados de chorongacos (con el tamaño que tienen, no puedo usar diminutivos), con los que se perseguía a los vecinos del lugar. A pesar de la contundencia gráfica, los sustos del personal y las risas que nos podamos echar nosotros con esta campaña, resultó no ser demasiado efectiva y Brunete pronto volvió a estar sembrado de minas. Drama.

caca everywhere

Pero lejos de rendirse, los responsables del consistorio volvieron a tocar la puerta de la agencia para una segunda campaña, que arrancó el pasado febrero. En esta ocasión, en lugar de dirigirse a toda la gente del pueblo, decidieron afinar el target. Contaban además con la ayuda desinteresada de una serie de voluntarios, que facilitaron el trabajo sucio. Durante una semana, se dedicaron a vigilar las calles del pueblo y, cuando un vecino o vecina abandonaba un mocordete a su suerte, unos se acercaban con sigilo para recoger la prueba del delito, otros preguntaban amablemente al dueño datos como el nombre y raza de su peludo amigo y, gracias a la maravillosa magia de esas cosas llamadas bases de datos, localizaban la dirección del infractor o infractora. El siguiente paso era empaquetar con esmero la caca de perro y entregarla por mensajería como si fuera un objeto perdido, junto a la multa correspondiente (bueno… en realidad solo un aviso, de momento). Una genialidad que bautizaron Cacas Express.

El video de la propia agencia resume todo el proceso de esta idea tan sucia como justa que recibió dos premios, un Sol de Plata y uno de Bronce, en el Festival Iberoamericano de Comunicación Publicitaria El Sol 2013 celebrado hace unas semanas en nuestro Bilbao.

Anuncios

2 comentarios en “Geniales campañas de mierda

    • Es curioso lo de los parques, la gente parece olvidarse de que no sólo hay que recoger los regalitos de las calles embaldosadas… El colmo es el patio del bloque en el que vivo: tenemos un enorme jardín cuyo único uso real es que los perretes de ciertos vecinos echen unas carreras y dejen sus miserias :S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s