Los Tres Mosqueteros (2011): Wild Wild France

Olvida el anterior medio millón de versiones del clásico de Dumas, porque acaba de llegar la definitiva. O no.

Si pensabas que aquella mítica secuencia de los Simpson, con una película que mezclaba El Zorro y el Hombre de la Máscara de Hierro, era la tortilla de ideas más bizarra que habías visto con Athos, Porthos y Aramis (no la bruja, sino el espadachín religioso y mujeriego), estabas equivocado o equivocada.

Prepara el cubo de palomitas, ponte las gafarracas 3D y espera cualquier cosa. Y cuando digo cualquiera cosa, es cualquier cosa, créeme. En los primeros minutos ya intuirás que esto es de todo menos un clásico: Athos en plan Ninja, Aramis al más puro estilo Assassin’s Creed, Porthos convertido en Escrotos Kratos, de God Of War y Milady de Winter (Milla Jovovich) en plan Trinity de Matrix aunque, eso sí, enfundada en un vestido encorsetado de época.

Pero espera, que no has visto todo… porque no tardará mucho en aparecer en escena UN BARCO VOLADOR!!! Con este tufillo steampunk (algún día nos lo meterán hasta en la prehistoria) y las referencias claras y directas a los videojuegos, me preguntaba por qué no me habían dado un pad de consola junto con las gafas a la entrada.

Básicamente, en esta enésima reinterpretación de Los Tres Mosqueteros, los tenemos convertidos en una suerte de agentes especiales. El folletín original de la novela está simplificado al nivel de una historieta de amor adolescente de alguna serie prepúber de Disney. Y, por supuesto, las licencias que se toman aquí para completar el argumento, añadiendo elementos totalmente ajenos al original (sólo falta una nave extraterrestre), son de campeonato. El resultado es una fantasmada infantiloide de proporciones brontosáuricas, destinada al consumo familiar tras una comida en el Burriquín. De todo tiene que haber…

Aviso para la legión de fans de Orlando Bloom. Su cara y nombre figuran en el cartel, pero es una pequeña engañufla: sale unos 5 minutos en pantalla distribuidos toda la película. No, no es Aramis.

Si te gustó Wild Wild West y te mueres por ver 12 entregas más de Piratas del Caribe, puede que tengas sonoros orgasmos con esta película. Si no, te recomiendo un par de cervezas antes de entrar a la sala (si eres de cine de autor, no hace falta que te diga que esta no es tu cinta, así que inyéctate directamente alguna droga dura), o ir acompañado de algún chavalín en edad impresionable, para ver cómo disfruta con tanto fuego artificial.

El final de la cinta es una escena de enganche a una futura secuela, por lo que podemos esperar una nueva franquicia de aventuras “para niños y militares”, como decía mi aitite Tomás, en caso de que esta venda suficientes entradas, deuvedeses y blureises.

Fui invitado al preestreno en 3D y me reí bastante (mucho me temo que no en los momentos en que los guionistas pretendían), aunque es probable que no me hubiera reído tanto en caso de haber pagado. Desde luego, puestos a verla (no quiero saber vuestras razones), ni se os ocurra dudar: optad por la versión en 3D.

Si quieres otra opinión mucho más divertida (y premonitoria, porque el autor se adelanta 6 meses al estreno) sobre este proto-producto cinematresdeico jolibudiense, te recomiendo que visites este artículo de Manu Gonzalez en go-mag.com (es de donde he sacado la primera imagen, por cierto).

Anuncios

Un comentario en “Los Tres Mosqueteros (2011): Wild Wild France

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s