Es un tema: Smells Like Teen Spirit

Coincidiendo con el segundo aniversario de este pequeño rincón del internetes, estreno una especie de sección que actualizaré cuando me salga de las bowlings más o menos regularmente. Cada post estará dedicado a una canción que me mola un pegote.

Para abrir esta serie, no podía elegir otro tema que no fuera el que, probablemente, más impacto ha tenido en toda mi vida. Lo digo así, en plan peliculero (me extenderé luego en la misma linea), pero creo que es una buena descripción, objetivamente hablando.

Sigamos dramatizando…

Tenía 10 años, era uno de esos sábados que comíamos en casa de mi Aitite y Amama de Bilbao. Antes de ir a la mesa, me sentaba en el sofá a ver la televisión. Daban un programa de videoclips y, nada más ponerlo, presentaron esa canción que estaba rompiendo moldes y revolucionando las radios y las televisiones de medio mundo pero que yo todavía no había escuchado nunca (mucho menos había visto el video):

(Para mi cabreo, parece que sólo puede verse desde el propio yutubes, una faena cada vez más frecuente que no me hace ni puñetera gracia… pero os pego la mejor versión que he encontrado del mítico video…)

Recuerdo quedarme mudo, con los ojos abiertos, tratando de entender lo que estaba escuchando. Fue una conexión total, automática e instantánea. Era la primera vez que me pasaba algo así… al menos a ese nivel. Siempre me ha gustado la música, pero hay cosas que te llegan más…

Hasta entonces, mi música era Michael Jackson, Europe, Joaquin Sabina, bastante música clásica y sucedáneos chimponeros del ya caducadísimo Luis Cobos (mejor no preguntéis…), algo de electrónica, algo de radiofórmula y poco más. Vamos, lo que había en mi casa y lo que escuchaba de vez en cuando en la radio y en la tele. Sentía curiosidad por otras cosas, como el rock, aunque también tenía algo de intolerancia a los sonidos potentes y oscurillos, supongo que por la sobreprotección de mis padres (y eso que había rock de los 70 entre sus cassettes…).

Mis gurasos y grand-gurasos me pidieron que bajara el volumen. No entendía muy bien por qué me estaba gustando tanto aquella canción y la verdad es que me obsesionó durante unos cuantos días. Casualidades de la vida, en el mismo programa pusieron un video de The Wall de “Pink Floyd” que llamó bastante mi atención, aunque no tanto como el tema de Nirvana.

Aquél primer contacto se diluyó con el tiempo. Supongo que mis padres no estaban interesados en comprarme un vinilo de alguien que “no canta, grita!”. Por aquella época, no se sentían cómodos con que escuchara cosas un poco ruidosas. Los entiendo, los “macarras” y drogadisticoses de su época escuchaban Rock… y eso supongo que marca, aunque pueda parecernos una sinsorguez hoy en día. Así que lo poco de Nirvana a lo que tuve acceso hasta mi adolescencia fue lo que me llegó por la radio y la tele.

Smells Like Teen Spirit es una de las canciones más recordadas de los años 90. Se considera el himno de nuestra generación (X) y marcó la música de toda una década. Impulsó el interés por el rock que recogía inflluencias directas de los 70 y rompía con las tendencias ochenteras.

Ella solita, puso el pie en la puerta para que el resto del sonido de Nirvana y de otra mucha gente que hacía Rock “Alternativo” (en cualquiera de sus vertientes) pudiera pasar e instalarse en las radios generalistas. Estamos hablando tanto de gente como Pearl Jam, Soundgarden o Alice in Chains, todos ellos relacionados con el movimiento del Sonido de Seattle de los 90 (el mal llamado “grunge”), como de Smashing Pumpkins, Stone Temple Pilots, The Presidents of the USA, Greenday, Offspring y otros muchos que vinieron después. Seguramente, sin aquél arranque, otros estilos como el Metal alternativo o el Nu-Metal tampoco hubieran tenido cabida en las radios en la recta final de los 90 y principios del nuevo siglo.

Cuenta la leyenda (y por extensión, la Wikipedia), que Kurt Cobain se había enganchado al sonido de los mitiquísimos, grandiosísimos Pixies, y fue así como nació la inspiración de este tema, sobretodo en lo que respecta a la alternancia de las partes más tranquilas y las más potentes. Hay que decir, sin embargo, que esta canción se masticó mucho y todo el grupo aportó bastante, razón por la que los tres integrantes de Nirvana firman como autores de la misma.

El propio Kurt se cansaría posteriormente de la enorme repercusión de SLTS, que ensombreció el resto del (bueno pero breve) repertorio de la banda. Por eso, muchas veces recurría a su peculiar sentido del humor en los directos y maltrataba a su público desafinando su guitarra para tocarlo, haciendo mil y un amagos con el riff inicial o introduciendo variaciones a su ya de por sí dificilmente comprensible letra, entre otras cosas.

De las chorrocientasmil versiones que se han hecho de Smells Like Teen Spirit, yo diría que la mayoría apestan (y no precisamente a espíritu adolescente), aunque hay excepciones dignas de mención. En concreto, hay dos que me encantan:

Ésta que se curró Tori Amos, creo que sobresale claramente y tiene como único rival digno la versión de Patti Smith, que también os pego a continuación (impresionante).

Muy a tener en cuenta también la parodia que Weird Al-Yankovic, humorista experto en estas salsas, dedicó a la mítica canción. Su versión trata sobre lo complicado de la letra, tanto por el significado que tenía (Cobain se cansó de decir que no necesariamente tenía un significado, dos, media docena o ninguno en absoluto) como por lo complicada al oído que resultaba, a falta de un libreto con “lyrics”. Este cover divirtió mucho al vocalista de Nirvana.

Como anécdota curiosa e incalificable tenemos la actuación de Paul Anka, que genera reacciones de tipo amor-odio, porque es una bizarrada. A mi me divierte mucho, la cara sonriente del cantante mientras suelta los versos al ritmo de swing no tienen desperdicio. Pura ironía:

En cuanto a los ejemplos para arrancarse ojos y oídos, meterlos en una caja fuerte y tirarla al mar (si no lo habéis hecho tras el video de Anka), hay infinidad. Ahí están los recientes zurullos castellanizados Pitingo y Bebe para dar fe.

Siendo una de las canciones más radiadas (y rayadas) de todos los tiempos, personalmente, hace bastante que me cansé de Teen Spirit, pero todavía la considero parte de la personal e intransferible banda sonora de mi vida y no dudo en gritarla tocando mi guitarra imaginaria cuando me la ponen en algún bar… uno es así.

Dedico este post a Don Adema y a  Klypser/Oier y Carlota, que son probablemente las personas de quien más me acuerdo cada vez que escucho un tema nirvanero, por aquello de que compartíamos nuestro gusto por los de Seattle. Para vosotros, que sabréis apreciarlo, este gran Bis: la gran putada que Nirvana dedicó al programa Top Of The Pops de la BBC por no dejarles tocar el tema en directo y obligarles a usar una grabación para la música.

Anuncios

4 comentarios en “Es un tema: Smells Like Teen Spirit

  1. Muchas gracias Jony.

    Qué ironía que ahora solo podamos ver este video tras tragarnos la publicidad de Vevo en youtube.

    Yo también recuerdo de enano haberme quedado delante del televisor viendo un videoclip sin saber muy bien qué me estaba pasando pero queriendo más. Y no me refiero a las porno. 😄

    Echo de menos nuestros paseos de charleta por Bilbao, buscando discos por el casco y de trapitos por el ensanche. Snif.

    Besetes

    • Ya te digo. Lo peor de todo ha sido comprobar ahora mismo que sólo uno de los videos se puede ver incrustado aquí.

      Youtube está perdiendo muchos puntos, la verdad. Youtube y la industria musical. No entiendo, teniendo publicidad en los propios videos, por qué no permiten que se vean en otras páginas directamente. Me parece una manera triste y abusiva de llevarse al lector a su página.

      Tengo que replantearme lo de incrustar videos si no pueden verse.

      Dejando el tema a un lado, sí, yo también echo de menos aquellos tiempos… en los que había tiempo para darse una vuelta, hablar un rato y mirar discos o lo que fuera.

  2. Eskerrik asko!!Menos mal que todavía kedamos unos cuantos(diría millones), que saben lo que significó y significa NIRVANA.
    El otro día leí comentarios despectivos hacia ellos; como que tocaban cuatro riffs simples y ya esta, que no se complicaban… cuando leo estas cosas me descojono, ¿acaso no tiene más merito saber expresar lo que sientes sin 300 instrumentos y 20000 acordes? Eso consiguió NIRVANA (no Kurt) llegar a toda una generación simplemente con música: guitarra, bajo , bateria y voz, sencillo pero contundente.
    En mi opinión, la música tiene que transmitir, erizarte el bello… aunque no entiendas la letra. Yo en mis años mozos no tenia ni papa de inglés, pero cuando oía canciones como Lounge act, Territorial Pissing, Lithium, Sliver, Dive,… jo, es que son muchas, sentía la mala ostia de Kurt, la alegria, el bajón, el despiporre… solo con sus melodias y ritmos. Eso es música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s